jueves, 30 de junio de 2011

Será imposible.

Quiero convencerme a mi misma que ya no te quiero, que no significas nada. Que eres una persona más de este mundo y que si te fueras no te echaría de menos.
Pero es que es imposible. Solo al recordarte, ahí sentado, quieto, sereno. Se me cae el mundo encima.
Recuerdo cuando te girabas y me dedicabas una de tus grandes sonrisas o únicamente te me quedabas mirando y cuando te miraba apartabas la vista como si nada y te ponías rojo como un tomate. Jajajaja me hacías mucha gracia. Poco a poco recuerdo esa mirada que echabas a cualquiera que se acercaba ami, parecías un niño pequeño al cual le habían quitado su piruleta.
Y sí, es cierto que yo tampoco he sido que digamos simpática o agradable contigo. Creo que era la consecuencia de ver que por mucho que nos quisiéramos eras inalcanzable. O por la diferencia de edad o bien por tu bipolaridad. 
Durante los últimos días he estado pensando que esto sería pasajero, que al no verte me olvidaría de ti y de tus tonterías de niño pequeño. Pero ahora me doy cuenta que no puedo estar sin ver ese brillo en tus ojos y esa despreocupación que desprendías. 

3 comentarios: