viernes, 1 de julio de 2011

Él.

Me pinto una uña de cada color,  me pongo aquel vestido que me regaló y los tacones negros, me maquillo rápidamente y cojo la cazadora. Va a ser una gran noche.
Me despierto con el maquillaje del día anterior, tú estás durmiendo ahí a mi lado, me siento especial por un momento. Me pongo una camiseta suya y me la anudo, unos pantalones cortos y unas zapatillas; de las cuales ahora no me acuerdo. Preparo algo. Unas tostadas y poco más. Noto que unas manos me cogen por la cintura, sí, es él, con los boxers que le regalé por su cumpleaños; le quedan genial. Me da un beso, lento, fugaz...
-¿Como estás princesa? - dijo entre bostezos.
- Muy bien príncipe. - dije entre risas.
- Tonta... - dijo mientras me dedicaba una de sus sonrisas.
Al instante me cogió y me llevó al sofá. Me tumbó. Y empezó a besarme por el cuello, lentamente, como solo él sabe.

2 comentarios:

  1. Muy bonito el texto, escribes muy bieen.
    Me encanta que escribas tan a menudo, me paso siempre que puedo:)
    Un beesittoo.

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias, es que ahora en veranito tengo mucho tiempo jajaja.
    Un besazzzzo(L).

    ResponderEliminar