sábado, 17 de septiembre de 2011

Ni las nubes.

CAPÍTULO FINAL
Al día siguiente ya me habían dado el alta, llegamos a casa y me encerré en mi habitación. Mis padres están muy enfadados conmigo por haberles mentido, y a cada momento me recuerdan lo que ha pasado, preferiría haberme quedado en el hospital; todo me recuerda a él.
El horario de visitas era de 12:00 a 13:00 y de 17:00 a 18:00. Esta tarde iré a visitarle.
La mañana se me hizo eterna, desde que llegué a casa por la mañana mi móvil no paraba de sonar, recibía mensajes cada cinco minutos, acabé por ponerlo en silencio y olvidarme de todo.
Tenía unas ganas inmensas de que fuera la hora de ir a ver a Hugo, era lo único que me hacía tener esperanzas.
Después de comer me fui, aun que aún faltara para la hora, quería que me diera el aíre y despejarme un poco.
Pasé por un parque, mientras caminaba veía a una pareja sentada en un banco, estaban sentados en el césped, con las piernas cruzadas, uno enfrente del otro, mirándose y haciéndose carantoñas, se me vino el mundo encima.
<¿Por qué tuvimos que coger aquella moto del demonio?> <Si no la hubiéramos cogido ahora todo sería perfecto.> -me estuvo rondando por la cabeza cada vez que veía a aquella pareja.
Las 16:45, me voy acercando al hospital, entro y me siento en una sala de espera hasta que se haga la hora.
A mi alrededor hay mucha gente: enfermeras que van de un sitio a otro medio corriendo, ancianos que esperan su turno mientras comentan la novela del día anterior, no muy lejos de mi hay una señora no muy mayor con cara angustiada que no para de dar vueltas de un lado a otro, estará esperando a alguien que estén operando-pienso- alzo mi muñeca y miro el reloj: 17:00, me levanto de un salto y me aproximo a la habitación de Hugo, abro la puerta y todo es silencio. Entro con pies de plomo, sin querer hacer el más mínimo ruido. En la cama no había nadie, solo había una enfermera que la estaba haciendo. Las piernas comenzaron a flaquearme.
- ¿Do...dónde está el paciente de esta habitación? -pregunté con voz temblorosa.
- Lo siento, no hemos podido hacer nada.
Las piernas me fallaron y caí al suelo, perdí el conocimiento. Ahora los últimos días que pasé con él se repetían en mi cabeza como si de una película se tratara, no veía otra cosa, nada más su sonrisa y esos ojos llenos de vida, que no volvería a ver. Esos ojos que me habían enseñado a querer, los que me habían enamorado desde el primer momento. Nos lo volvería a ver, no los volvería. -decía mi cabeza como si fuera un eco.
Cuando me desperté me vi tumbada en una cama, quizá en la que estaba Hugo-llegué a pensar, y eso hizo que se me volviera a nublar la vista- rodeada de mis padres y de alguna que otra enfermera.
- ¡Dijo que ni las nubes! ¡Lo prometió! -empecé a chillar.
- Tranquilízate. -dijo una enfermera mientras me pinchaba algo en el brazo- está en estado de shock - dijo refiriéndose a mis padres.
Volví a quedar en un inmenso sueño.

Desperté aturdida pero ahora no recordaba nada, el sol me daba en la cara y no me dejaba ver con claridad, me incorporé y vi que estaba sentada en una amaca y que enfrente estaba la piscina.
<¿Todo había sido un sueño?> - resonaba en mi cabeza <No me lo puedo creer, estoy aquí, en la piscina>
-¡Aliiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!
Oí desde la puerta, era Laura. Corrió hacia mi y me abrazó fuertemente.
-Puff me he quedado dormida y he tenido un sueño rarísimo. -dije aún sin llegar a creérmelo.
-Bueno, déjate de sueños y vamos a la piscina, que tengo unas ganas...
- ¡Venga vamos! -dije mientras le cogí del brazo y la arrastré hasta la piscina.
Estuvimos haciendo el tonto en la piscina un rato hasta que me dijo:
- Una cosa...
- ¿Sí?
- ...este verano ha venido un primo conmigo, y ahora dentro de un rato bajará.
- Ah, vale, no problemo. -dije imitando la voz de Arnold Schwarzenegger.
Empezamos a jugar a marco polo, me tocó a mi pagar y acabé en el extremo más hondo de la piscina cuando de repente alguien se tiró a pocos centímetros de mi, salió a flote:
- ¡Ostras, perdona!
- Jajaja, no te preocupes. Soy Ali ¿y tu debes de ser el primo de...?
- Encantado, sí, soy Hugo.

Gracias a todos por haberme leído todo este tiempo, enormemente agradecida, muchos besos(L)

7 comentarios:

  1. Que finaaaaaaal!
    Lo siento por no haberme pasado antes, pero es que no tuve tiempo de leerla...
    Así que todo había sido un sueño, ala... y lo mejor es el final... Hugo el primo de la amiga :O
    Aissss seguirás otra historia o ahora solo serán historias cortas?
    Un besito Rocío!

    ResponderEliminar
  2. LO SIENTO, LO SIENTO, LO SIENTO Y MIL LO SIENTO. Se que hace tiempo que no me paso, pero el fina ha sido... *_* Son palabras para definirlo *_*

    ResponderEliminar
  3. O: Pero que pedazo de entrada!!!
    Me ha encantado... y auqnue por un momento me he asustado.. al final me has hecho caso y no lo has matado!!! jejejje Te he dado un poco el coñazo estos dias en los otros capitulos, pero me han encatado enserio.
    Me quedo ansiosa de ver con que mas cosas nos puedes sorprender.
    Te dejo mi blog por si te quieres pasar, un besO!
    http://partefav.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. buen final , menosmal que no le ha pasado nada malo a Hugo
    besazos

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por pasaros siempre!
    Mil besos(L)

    ResponderEliminar
  6. pedazo de entradaa:) es la primera ve que me paso por aqui, pero segurisimo que nos sera la ultiima! vas a continuar la historiia??

    si quieres, pasate por mi blog, y si te gusta yaa sabees:) tesiigo<3

    http://ourclosetforyou.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias Marta!
    Yo también te sigo!
    Besos :)

    ResponderEliminar