domingo, 22 de diciembre de 2013

this

Ella quería sentir lo que se describía en los libros, quería vivir una de esas historias que había leído cientos de veces, únicamente quería sentir el calor de un abrazo de aquella persona especial, protagonista de sus sueños. Pero en vez de eso, ella se quedaba tras su muro de cristal, observando como todas las personas de su alrededor iban formando su historia, iban evolucionando, ¿y qué hacia ella? ella era presa del miedo. Miedo tal vez a hacer las cosas mal, a equivocarse. Pero es que nunca le enseñaron que la vida está para eso, para equivocarse. Ella esperaba que las cosas vinieran solas, como si de magia se tratase, pero hay que romper ese muro y salir ahí a fuera, a vivir eso que llaman vida.